sábado, 8 de mayo de 2010

por qué escribo

No podría estar más aburrida, entonces vengo acá a charlar con migo, o con ustedes, a escupir palabras que sino estaría tragando y a sacarme el frio de las manos agilizando los dedos escribiendo conclusiones sin sentido. Más que un sábado viví un domingo, y mañana viviré el sábado que me corresponde a este fin de semana. Me voy a arrepentir de no haber salido hoy cuando pude, pero ya no tengo nada para hacerle, estoy sentada y tecleando, sin planes, otro sábado más.

1 comentario:

Estamos felices dijo...

Somos dos, lo peor es que tengo en mente meterme en la cama YA para no tener que acarrear con la depresión de sábado. Que te sea leve!