viernes, 23 de julio de 2010

jueves a la noche

Suave posa sus labios sobre la taza, desea tomar un sorbo pero no puede, la piel helada le pide que la abrazen pero ella tampoco puede darle eso, entonces mira silenciosa la lluvia correr por la ventana y trata de no pensar. El gato le acaricia las piernas, se miran y termina acostado sobre sus piernas desnudas, la piel sonrie. La lluvia cae y ella la siente en su rostro helado, la nariz roja, los labios rojos, todo se moja.

4 comentarios:

lauu Ra dijo...

Que lindo :).

dijo...

mirá vos

Nico dijo...

Está extraído de un libro?

Abrazo grande.

Jok€r dijo...

tan simple y lindo como la lluvia =)