domingo, 2 de mayo de 2010

" ¿Qué te puedo decir? Desde que me dejaste (ir, si esa forma de haberme lastimado lo mismo, te hace sentir más cómoda) mis días son todos iguales, sí, todos iguales.
 Me levanto temprano, ya sabés, me gusta ver salir el sol, y adquirí (y no digo por suerte, porque fueron años de madrugar a la fuerza) la capacidad de despertarme justo antes del amanecer. Café en mano me asomo al balcón y admiro a la naturaleza el rato que tarda el cielo en volver a ser celeste, y pienso en vos, inevitablemente, pienso en todo tu ser, en nosotros, y en mi cuando eramos un plural, a veces lloro. Después hablo con las plantas y las veo crecer, me enorgullesco, ¡yo las planté todas!. El resto del día me siento en mi sillón y leo un libro, podría recomendarte algunos, lei varios que podrían gustarte, pero sé que los libros no son parte de tu mundo, lo discutimos muchas veces.
 No me interesa conocer personas nuevas, salir a hacer el ridículo con la sonrisa pegada  y controlar mis palabras para no ofender a nadie ¡son todos tan hipócritas!. Cuando te conocí conocí a todas las personas que quiero conocer en mi vida, no sé si decirte gracias o mandarte a la mierda."

4 comentarios:

Jorgelina dijo...

me encantó. esa última oración es tuya? me gustó muchísimo!!!!
a una le tienta el copypaste.

mi imaginación dijo...

me pasó, me pasó eso u.ú


[enrealidad entre para avisarte qe compre las tintas me tiene qe dar 9 pe cada uno & la chica cara de simba compro la plasticola & son 6.30, pero el texto ese me hizo acordar ah muchas cosas haha]


besito barbi♥

KoLoReS iRReaLeS dijo...

la constante ambiguedad....

ludmila belen dijo...

Agradece poder despertarte temprano sin sentir ese nudo en la boca del estomago que te impide levantarte de la cama y empezar el nuevo día. Poder observar la hermosa entrada de luz cálida y poder estar sola en tu mundo sin que nadie te diga nada, poder reflexionar sobre lo que quieras y todo vos sola, todo para vos. Hasta entrar en el mundo de la realidad de toda la sociedad.
Agradece el poder y no el vacío.