miércoles, 22 de julio de 2009

todos los días pienso en vos, lo sabés, hay pocas cosas que no me hagan recordarte.
entonces trato de olvidarte, o de pensar qué me salió mal.

es pavoroso pero tengo envidia, y sabés bien por qué.
xilofones, guitarras y canciones tocan tus palabras, tus gestos, tus valores a casi todas horas y el
tiempo no existe cuando me doy cuenta que estás lejos, tan lejos, que a veces no me dan ganas de
recordarte en mis días más prósperos, pero tantas noches me hacen la mala pasada de
aparecer, tantas voces, tantas verdades, que se me hace casi imposible no sentirme mi propio
ñaque, enteramente ridícula, intentando que me veas atrás de personas más importantes, much
o más interesantes, atrás de tus pares, de tus nuevos compañeros, de tus otros yo.

tiempo al tiempo, y parece que la magia terminó, así, de repente y de a poco a la vez,
olvidandonos y recordando cada vez menos cuánto es que nos quisimos, buscando en otros
muchos alguien que nos haga sentir como nos sentimos, así de llenos, así de amados, así de
acompañados, nunca te voy a encontrar, ni en las formas de otra persona, sos, fuiste y
serás único siempre, y espero, tal vez, encuentres el verdadero mensaje, que no es decirte adiós
.

3 comentarios:

Ge dijo...

O sea, me dio cosa comentar, porque no se, daba para un sin comentarios.
Re duele. Duele acá (L), lo has escrito y yo lo he empleado varias varias varias veces.
Duele cuando uno, (voy a empezar a usar el nosé cado dos palabras, no te asustes, no soy taaaan tarada) no sé, cuando uno cree que de zopetón pasó algo que era obio que dolía, y que dolía hacía rato, y que era como una predicción que doliera. Era inminente que pasara. Ni sé qué pasó, pero creo entenderlo. No sé, barbi, es como que se nota, si lo sentiste alguna vez, lo leés y se nota y te duele y rememorás y duele más. Lo escribiste y, hablando adolescentemente, es la posta . No hace ni falta que tenga una charla con vos, ni que me cuentes nada. Lo lees y lo ves. E insisto, duele.

No me gusta, es triste. O sea, sí me gusta porque es verdad, pero no sé, duele acá (L).

Ge dijo...

Te quiero, no sé por qué, ni sé por qué ahora.

Toto dijo...

sabes que nunca fue la intención, todo esto, no?