viernes, 11 de septiembre de 2009

Hoy fuimos la barrio chino, que ahora luckeó una alta entrada y fuimos a comer a un restaurant chino, y comimos todos de todo, y hay un montón cosas chinas que llaman la atención y dan ganas de tenerlas, aunque algunas cosas llaman la atención y después son horribles. La salida me hizo acordar a cuando era chiquita y salíamos con vero y su mamá que nos compraba algunas cosas para ponernos contentas, y que una vez me compró un pan relleno con adukis que se veia riquísimo y no me gustó nada, y me lo comí entero por no ser maleducada.

4 comentarios:

JazBuci dijo...

Tenés que probar el jugo de uva que venden en el barrio chicno es genial :E

Ge dijo...

jajajaja, eso es lo malo del barrio chino, las boludeces y el morfi (y la economía)

Paula dijo...

el barrio chino es todo un peligro, todo parece genial o rico o copado pero tiene sus triquiñuelas!

Uh, Peponia dijo...

ayer iba a ir al barrio chino, mirá.